Moana (Vaiana): el empoderamiento femenino en Disney

  • José Carlos Hernández Gutiérrez

Resumen

Existe un consenso acerca de la idea de que la construcción de la identidad comienza en la infancia. Los medios de comunicación, junto con la familia, la escuela o el grupo de iguales adoptan una gran relevancia en el proceso de socialización. Dentro de esos medios, el cine (en este caso, el de animación) ejerce una gran influencia en la vida de niños y niñas. Entre otras competencias, éste potencia la creatividad, pero también se erige en mecanismo transmisor de prejuicios, estereotipos, opiniones y juicios que van marcando las acciones que los niños y las niñas realizan durante su infancia (Marín Díaz y Solís, 2017). Así mismo, el cine de animación contribuye a que niños y niñas construyan e interioricen sus preferencias e intereses en torno al género, los cuales están impregnados de patrones de desigualdad sociocultural (Aguado Peláez y Martínez García, 2015). Es decir, habría que entender las películas de animación como estructuras estructuradas y estructurantes (Bordieu, 2007), pues aquellas toman modelos culturales latentes en un contexto social al tiempo que reproducen arquetipos de raza, sexualidad o género y configuran como normativas determinadas identidades.

Publicado
2020-02-12
Sección
Articles