12

La formación investigativa como apuesta para la intervención en el Trabajo Social Contemporáneo

Ingrid Fernanda Salazar Morales

Año 1, No. 12, septiembre 2015

Retos y perspectivas para una práctica transformadora

Uno escribe a partir de una necesidad de comunicación y de comunión con los demás, para denunciar lo que duele y compartir lo que da alegría. Uno escribe contra la propia soledad y la soledad de los otros… Somos lo que hacemos y sobre todo lo que hacemos para dejar de ser lo que somos: nuestra identidad reside en la acción y en la lucha. Por eso la revelación de lo que somos implica la denuncia de lo que nos impide ser lo que podemos ser. Nos definimos a partir del desafío y por oposición al obstáculo. Eduardo Galeano, En defensa de la palabra (1977).

Esta propuesta pretende dar apertura a una discusión que permita comprender el papel que juega la formación investigativa en la intervención profesional, desde la concepción de un trabajo social contemporáneo, entendiendo por este, la constitución de una visión crítica, reflexiva y propositiva, frente a las múltiples realidades que se han consolidado desde el siglo pasado, y que son asumidas como un reto para abordar de forma articulada la investigación y la intervención desde la profesión.
Desde sus inicios el Trabajo social se ha ocupado de intervenir las diferentes problemáticas sociales que subyacen en la sociedad, las cuales son el fundamento de la formación de estudiantes en este campo, y de la actuación de los distintos profesionales que emanan de las universidades del país. Con especificidad en Colombia, la profesión se ha caracterizado por encontrarse en un contexto desafiante, con enormes desigualdades sociales y económicas, que han permeado las condiciones sociales y humanas de los variados sectores que ocupan el territorio nacional; poniéndose esto como relieve en el proceso de formación del trabajo social y de su desarrollo integral en medio de sus realidades, al igual que en la construcción de una identidad de reconocimiento que rescate y resitúe el rol del quehacer profesional en las áreas de conocimiento y practica en la sociedad.

En contraste con la realidad que ha caracterizado los avances y alcances del Trabajo social como profesión, se tiene como precedente de su aparición, la etapa de caridad y filantropía, con la presencia del asistencialismo y funcionalismo que operó en sus inicios a finales del siglo XX, en medio de su carácter reduccionista en la compresión de la realidad y de la actuación instrumentalizada con la que se pretendía atender los desvíos en la sociedad civil, que pudieran atacar al sistema hegemónico que regía entonces. Así mismo, surgió el Trabajo Social como profesión en nuestro país, en apoyo de la iglesia católica, imperante en ese momento en colaboración de la Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario en el año de 1936, como producto de la acumulación de dinero por parte de unos sectores del poder de ese entonces, y en donde empezaban a surgir las primeras ideas liberadoras y revolucionarias dentro de la constitución de la profesión, motivadas por las luchas sociales que se daban en algunos países de Europa, y que a la vez contribuyeron en la constitución de la concepción de un Trabajo Social Contemporáneo, que aportara a una compresión e intervención más inmediata en la cuestión social. Estas perspectivas se entretejían con las perspectivas que se tenían de la profesión en Europa y EE.UU, las cuales han permeado la condición histórica de esta1.
En relación a este recorrido histórico se ha fermentado la necesidad de formar a profesionales en Trabajo Social, desde una postura epistemológica y critica que permita generar confrontaciones y reflexiones en torno a la realidad que se vive en el contexto del país y la cual se encuentra fuertemente ligada con las diversas situaciones de carácter mundial. Se hace fundamental trascender de la concepción de un Trabajo Social funcionalista y carente de relación con el entorno, y con las diversas dinámicas que constituyen la sustancia y esencia de la realidad mundial y nacional; para pasar a lo hoy conocido como Trabajo social contemporáneo, el cual surge a partir de la década del 70, periodo histórico reconocido como la reconceptualización, en el cual se forjó la idea de un trabajo social crítico y activo, con voluntad de investigar e intervenir no solo sobre los problemas sociales que son el eje de su actuación, sino se advierte también la necesidad de formar a sus profesionales como seres analíticos, que piensen, y se interesen en el estudio de las propias raíces y acciones de la profesión, con el propósito de constituir un Trabajo Social Contemporáneo que permita la compresión relacional de las diferentes causas y consecuencias generadas de los problemas que afectan a la sociedad.

Para esto es importante siguiendo el planteamiento de Vélez (2003:19), citada en Camelo, A. Cifuentes, R. Resignificar el Trabajo Social contemporáneo, fundamentando su especificidad en la esfera que la producción del conocimiento exige, implica aportar a la elaboración teórica con rigor y espíritu crítico y avanzar en la comprensión (global-particular) de lo social, eliminando las tensiones presentes en la relación teoría práctica2.
Teniendo como punto de referencia las diferentes situaciones que se derivan de la realidad nacional, se hace necesaria la investigación como generadora de sentidos y formadora de actitudes, constituyéndose en una herramienta para hacer frente a los requerimientos que deben afrontar los profesionales de hoy, como lo son las respuestas a la academia y a la institucionalidad, en coherencia con las pensadas para las comunidades donde se interviene, esto no solo en su campo, sino también en relación con las tensiones que se presentan actualmente en torno a las ciencias sociales, en donde los discursos y actuaciones de los profesionales han pasado a ser mediados por las ciencias exactas, predominando las ideas economicistas y reduccionistas frente a la realidad. En coherencia con el contexto inmediato a la profesión se propone pensar y proponer nuevas formas de intervenir en la realidad en busca de una práctica transformadora. Entendiendo la trasformación como resultado de una investigación holista que marque la ruta hacia una intervención profesional más consciente, autónoma y propositiva en los diferentes contextos donde se fundamenta y desarrolla la profesión.

En consecuencia a lo anterior, el propósito central de esta apuesta consiste en posibilitar una reflexión que permita reconocer la importancia de la formación investigativa como aporte a la intervención profesional, facilitando el conocer e identificar elementos significativos de la realidad del contexto Colombiano que enriquezcan la práctica desde el Trabajo Social, con el fin de aportarle a la transformación social. En este punto, aparece un aspecto crucial en el debate y reflexión que se pretende motivar.

Es necesario asumir el ejercicio investigativo como un proceso en continua construcción de confrontaciones, alternativas y decisiones, posibilitador de pensares, sentires y actuaciones, que se entrecruzan con las necesidades y diferentes contingencias que se presentan en el contacto directo con las comunidades, es también importante reconocer que el corpus conceptual que fundamenta la acción se nutre de la experiencia investigativa- activa, por lo cual se reconoce la importancia de contrastar las raíces epistemológicas, metodológicas y axiológicas de la profesión con las situaciones que emergen de la acción. Dando paso a direccionar el proceso investigativo como un camino inacabado, en el que se encuentran y desencuentran múltiples factores asociados al mundo histórico-social tanto del investigador, como de las concepciones y acciones construidas por los sujetos activos involucrados. Como lo propone (Rojas, 1999), la investigación es un proceso socio-histórico porque quien investiga es un sujeto socio-histórico; somos nosotros, no máquinas. Y eso significa mostrar que quien investiga es el sujeto cargado de necesidades, motivaciones, deseos, frustraciones, expectativas, limitaciones, capacidades, que se presentan en todo el proceso de construcción del conocimiento3.
Teniendo en cuenta la propuesta expuesta con anterioridad, es pertinente analizar algunos planteamientos y discusiones que se han generado en torno a la construcción de concepciones y actuaciones dirigidas hacia la compresión y transformación de la realidad por medio de la relación entre la acción investigativa y el actuar profesional del Trabajo Social.
Para esto Zapata, A (1991), citado en Falla, U (2009) afirma que la investigación se considera como un proceso sistemático que genera la producción intelectual y permite identificar la ubicación de la profesión en el contexto social, así como encontrar sus significados y valores para la intervención4.
Es desde perspectivas como esta que se aporta al proceso de consolidación de una profesión crítica y activa frente a las situaciones y desafíos que se derivan de la sociedad actual, asumiendo la investigación como generadora de sentidos, formadora de actitudes, y una herramienta que permite la comprensión y atención a los requerimientos que deben afrontar los profesionales, no solo en su campo, sino también en relación con las demás ciencias sociales que comparten su misma realidad. Por esto en el ejercicio investigativo como lo afirma Parola (2009), la reciprocidad con la intervención es ineludible, ya que es a partir de la investigación que el ejercicio profesional tiene posibilidades de responder a los desafíos actuales y, este sentido, a los dilemas que la intervención genera. En este sentido la intervención debería direccionar a la investigación en Trabajo Social5 .En torno a lo anterior, se enfatiza la necesidad de formar profesionales con capacidad de asombro frente a sus propias realidades, analíticas en torno a los problemas que se originan en el entramado de la sociedad, y proactivas que propongan apuestas no solo para estudiar la realidad, sino también para poder intervenirla de una manera más pensada y responsable.

Esto, con el propósito de que los estudiantes y profesionales adquieran una mirada más holista sobre la intervención en la realidad, de la misma forma que puedan hacer uso de herramientas como el dialogo en sus entornos académicos, potencializar la construcción de conocimiento de una manera más relacional, en la que los estudiantes puedan conectar las bases epistemológicas respecto al Trabajo Social, con la situación socio-política de la realidad. Como lo plantea, Vélez, (2003), citada en Álvarez (2009:46), cuando expresa que la investigación en Trabajo Social debe ser una instancia mediadora entre la teoría y la realidad, que permita reconstruir la realidad social. Tiene que asumirse como una práctica sistemática, en la que se forjen procesos de producción de conocimiento, que permitan comprender y explicar la realidad social6 . Avanzando hacia un análisis más profundo en la discusión, y para direccionar la apuesta que se pretende proponer, hacia cómo y en qué aspectos la formación investigativa amplía la visión y actuación de los estudiantes y profesionales de Trabajo Social, tanto en la formación de su actitud académica y ético-política, como en su práctica en la sociedad. Es necesario reflexionar en torno a las dinámicas formativas en las que se encuentran inmersos los estudiantes de Trabajo social, y a la vez los profesionales, poniendo en discusión la forma como está siendo concebida y abordada la profesión desde los espacios académicos, es de valioso aporte que se realice un ejercicio que permita contrastar las concepciones formadas por los estudiantes, con las visiones y actuaciones de los profesionales.
Por ende se hace necesario abrir la discusión en base a preguntas como, ¿cuáles son las metodologías que se están utilizando en los procesos de formación?, ¿Desde qué posturas y con qué discursos se está avanzando en la discusión de un trabajo social que está en busca de nuevos caminos y de nuevas posibilidades de actuación? Desde el análisis de estas preguntas se hace fundamental generar espacios de dialogo y reconocimiento de las diferencias en los entornos formativos, que permitan problematizar y direccionar la profesión desde miradas integradoras, transdisciplinares y propositivas. Para esto es de gran aporte algunas concepciones como la de Negri (2008):

“que reconocen que ya que la incorporación de las propuestas político-pedagógicas de la educación popular en el ámbito universitario pueden resultar vigorosas para la construcción de una universidad diferente y de una intelectualidad comprometida con procesos crecientes de politización de lo social que permiten consolidar nuevos desafíos, retos y en los que convergen múltiples perspectivas de producción científica y actuación social para la profesión”7.
Así se da paso a reconocer los espacios de formación como una base transcendental en el trasegar de la profesión, y de la conformación de una apuesta investigativa para el Trabajo Social, allí se forman las primeras concepciones de los futuros profesionales, acerca de su quehacer y de la realidad próxima en la que se dispondrán a intervenir, en esta fase, los educadores se convierten en piezas claves para la relación de alumnado con las primeras posiciones curiosas frente a los hechos de la realidad, y la relación de estos con el acervo epistemológico que sustenta su accionar. En espacios como estos es necesaria la motivación a la reflexión, al cuestionamiento y a la crítica propositiva, con la intención de que los estudiantes desarrollen y consoliden una actitud investigativa-activa, que sea el puente de conexión entre su formación académica y la relación de esta con sus contextos. De igual forma se hace fundamental abrir espacios donde se problematice frente a cómo está siendo concebida la práctica académica desde los estudiantes, la universidad y la institucionalidad, cómo se encuentran relacionadas entre sí, desde los procesos de formación y después en el desarrollo de la acción profesional.
Es importante reconocer que la práctica académica es un proceso de generación de sentidos y desafíos para los estudiantes, los cuales deben entretejer los conocimientos construidos desde su paso por la academia, con las demandas que se les hace en los contextos donde se interviene, siendo esta una formadora y deformadora de concepciones y acciones en torno a la profesión.
Del mismo modo es fundamental utilizar la formación investigativa como un espacio de apertura para reflexionar en torno a los hechos que se enlazan a la actuación de la profesión, con las intencionalidades y aportes generados desde la investigación, procesos como la sistematización de prácticas académicas, posibilitan el pensar desde el ser frente al hacer, confrontando las ideas utópicas de solución que forman los estudiantes, con las desafiantes realidades provenientes de la respuesta a la institucionalidad y al aporte que se les espera por parte de la sociedad. Por la complejidad que representa la práctica académica para los estudiantes, se propone que este proceso sea valorado como una experiencia investigativa y como una apuesta de intervención que genera posibilidades de hacerle frente a la cuestión social y de transformación en la cotidianidad de las comunidades, aportando a la defensa de los derechos humanos y a la lucha por una sociedad más equitativa y justa.

Notas

1. Malagón B. E. Leal G. Historia del trabajo social en Colombia: De la doctrina social de la Iglesia al pensamiento complejo. 2006.

2. CAMELO, A. CIFUENTES, R. Aportes Para la Fundamentación de la Intervención Profesional en Trabajo Social. Tendencia y Retos. 2006.
3. ROJAS, R. Estado del Debate en Metodología de la Investigación Corrientes Metodológicas Delimitación de los Objetos de Estudio. 1999.

4. Falla, U. Reflexiones sobre la investigación social y el Trabajo Social. Tabula Rasa. 2009.
5. Parola, R. Pensando el Trabajo social desde una aproximación al pensamiento crítico: la impugnación del pensamiento único y totalitario. Boletín electrónico Sura. 2009.

6.Álvarez, A. Re-pensar la Sistematización y la Investigación Evaluativa en la Intervención del Trabajo Social, como Pilares para la Producción de Conocimiento. Palobra 2009.
7. Negri, P. Trabajo Social y Educación Popular: la recuperación de las propuestas de Paulo Freire para la formación académica, la producción de conocimiento crítico y la intervención profesional. Periódico de Trabajo Social y Ciencias Sociales. 2008.

Bibliografía

Álvarez, A, (2009). Re-pensar la Sistematización y la Investigación Evaluativa en la Intervención del Trabajo Social, como Pilares para la Producción de Conocimiento. Palobra (10).
Recuperado de file:///D:/Downloads/Dialnet-RepensarLaSistematizacionYLaInvestigacionEvalutati-3156311.pdf

Camelo, A. Cifuentes, R. (2009). Aportes para la fundamentación de la intervención profesional en trabajo social. Tendencia y retos. 2006. (11).

Cifuentes, M.R (2009). Consolidación disciplinar de trabajo social en las ciencias sociales: Desafío y horizonte en la formación profesional en Colombia. Eleuthera.(3). Recuperado de http://eleuthera.ucaldas.edu.co/downloads/Eleuthera3_2.pdf

Cifuentes, R. Camelo, A. (2006). Aportes para la fundamentación de la intervención profesional en Trabajo Social. Tendencia & Retos (11). Recuperado de file:///D:/Downloads/1596-3112-1-SM.pdf

Casá, E, (2013). La investigación en Trabajo Social Breve análisis histórico desde su origen hasta nuestros días. Catedra Paralela (9). Recuperado de
http://www.catedraparalela.com.ar/images/rev_articulos/arti00122f001t1.pdf

Falla, U (2009. Reflexiones sobre la investigación social y el Trabajo Social. Tabula Rasa (10). Recuperado de http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S1794-24892009000100011&script=sci_arttext

Malagón B. E. Leal G. (2006). Historia del trabajo social en Colombia: De la doctrina social de la Iglesia al pensamiento complejo. En: Cuatro Décadas de Compromiso Académico en la Construcción de Nación, Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.

Netto, J., Vera, M., De Paula, J., Pinho, A., Barreiros, A., & Quiroga, A. (1992).La investigación en trabajo social. CELATS-ALAETS.
Recuperado de http://www.ts.ucr.ac.cr/binarios/libros/libros-000008.pdf

Negri, P. (2008). Trabajo Social y Educación Popular: la recuperación de las propuestas de Paulo Freire para la formación académica, la producción de conocimiento crítico y la intervención profesional. Periódico de Trabajo Social y Ciencias Sociales. (51). Recuperado de http://www.margen.org/suscri/margen51/negri.html
Parola, R. (2009). Pensando el Trabajo social desde una aproximación al pensamiento crítico: la impugnación del pensamiento único y totalitario. Boletín electrónico Sura. (150)
Recuperado de http://www.ts.ucr.ac.cr/binarios/sura/sura-0150.pdf

Queseada, M. Matus, T. Rodríguez, Nelda. Onetto, L. Ponce de León, M. Paiva, D. (1995). Perspectivas metodológicas en trabajo social en trabajo social. ALAETS- CELATS. Recuperado de https://www.academia.edu/1876704/Perspectivas_metodol%C3%B3gicas_en_Trabajo_Social
Rojas S. Raúl. (1999). Estado del Debate en Metodología de la Investigación Corrientes Metodológicas Delimitación de los Objetos de Estudio.

4578total visits.