13

La formación investigativa como apuesta para la intervención en el Trabajo Social Contemporáneo (segunda parte)

Ingrid Fernanda Salazar Morales

Año 2, No. 13, noviembre 2015

Para ampliar la reflexión acerca de la investigación como apuesta formativa y de intervención profesional en el Trabajo social contemporáneo, es necesario hacer un ejercicio de desaprensión de anteriores posturas conservadoras del Trabajo Social que se han encaminado en la mecanización y objetividad desmesurada en las actuaciones de los profesionales, dejando de lado la diversa riqueza simbólica, discursiva y propositiva propias de las comunidades y de los sujetos con los que se investiga e interviene, asumiendo que según lo planteado por Cifuentes R, Camelo A, (2006):

“estos argumentos enmarcan las búsquedas de la investigación en torno a contribuir en la consolidación de la fundamentación teórica y metodológica del Trabajo Social desde la metodología integrada. Se trata de un proceso riguroso de indagación e inferencia sobre enfoques epistemológicos, sistemas teóricos y conceptuales, referentes e implicaciones metodológicas, contextualizadas de manera significativa en el marco de la reconfiguración actual de las ciencias sociales y de las nuevas demandas emergentes en la contemporaneidad”8.

8. Cifuentes, R. Camelo, A. Aportes para la fundamentación de la intervención profesional en Trabajo Social. Tendencia & Retos. 2006.
En base a esto es fundamental el reconocimiento del otro como aporte sine qua non para el desarrollo y logro de los procesos de formación y transformación social, desde un enfoque que no busque separar, ni calificar, sino por el contrario integre, cuestione y proponga nuevas posibilidades y alternativas de comprender e intervenir la realidad. Es desde concepciones como esta que la acción investigativa toma forma y sentido, posibilitando al trabajo social asumir un reto para dar frente a las situaciones problémicas y complejas que se enraízan en el diario vivir de las comunidades. Es clave tener en cuenta el papel tan importante que tiene la formación investigativa como contribución a una academia más participativa, gestora e influyente en las dinámicas y luchas de los sectores encaminados a la defensa de los Derechos Humanos, y en la visibilización de los mismos.

Pero hay una cuestión de fondo que no se puede dejar pasar, y se da en la medida en que se posibiliten espacios para pensar ¿cómo es vista la investigación para los espacios ajenos a la academia?, ¿qué aportes se han logrado por medio de la investigación en contextos aún más cercanos a las comunidades?, ¿qué tipos de investigación son las más coherentes con las necesidades y particularidades del contexto colombiano?, estos cuestionamientos surgen en medio de las experiencias formativas e investigativas que van teniendo tanto los estudiantes como los docentes, y demás actores que encaran la puesta en marcha de proyectos sociales investigativos vinculados al programa de Trabajo Social de La universidad de Caldas. De las discusiones y confrontaciones que se han dado en el desarrollo de dichos procesos han surgido aportes como la necesidad de hacer visibles los espacios de diálogo de saberes sobres estos cuestionamientos, tener presentes las perspectivas emergentes desde las cuales pueden surgir nuevas formas de investigar e intervenir desde la profesión, consideraciones como estas fundamentan y aportan a esta propuesta, la cual a la vez se enlaza con la iniciativa de reconocer las practicas académicas como un escenario donde se realiza un proceso investigativo y propositivo frente a las múltiples realidades a las que les hace frente el trabajo social.

Por tanto pensar la formación y acción investigativa desde perspectivas emergentes es un reto que el Trabajo Social como programa académico y como profesión, los estudiantes, y profesionales en ejercicio deben asumir, en coherencia con una propuesta de trascender de lo conocido y reconocido a lo largo de la historia de la profesión desde anteriores posturas que se han naturalizado en la forma como se ha abordado la profesión, para contrastarlas con la con la complejidad en la que se encuentra actualmente el mundo social. Es fundamental la construcción o fortalecimiento de espacios de participación donde se identifiquen las limitantes y posibilidades de hacer investigación desde la academia, la apuesta por una reflexión crítica frente a ¿cómo está siendo asumida la investigación para estudiantes y profesionales?, ¿para qué se está haciendo hoy investigación?, ¿cómo están siendo concebidas las comunidades en los procesos investigativos?, ¿desde qué posturas se puede avanzar en una acción investigativa que responda a las necesidades, retos y desafíos de una sociedad moderna y un Trabajo Social contemporáneo?, este tipo de cuestionamiento profundo y critico no pretende dar respuestas únicas y absolutas, pretende aportar a posibilitar un espacio que permita ampliar la mirada frente a la forma y el sentido que toma la investigación en la formación academia, y a asumir el ejercicio investigativo como una práctica que impacta tanto en la cotidianidad de las comunidades, como en la posturas y visiones que se reconstruyen luego de la experiencia investigativa por parte de los estudiantes y profesionales. Siguiendo el aporte de Casá (2013), resulta fundamental reconocer a la instancia de producción de conocimiento como una dimensión integrante de la práctica profesional, a fin de construir un pensamiento crítico de la realidad en la que se circunscriben las intervenciones. Y de allí, se puede pensar en la generación de nuevas perspectivas, metodologías, y propuestas fundamentadas en la reconstrucción de esa experiencia como define Parola (2009), citada en Casá (2013), cuando plantea que el ejercicio investigativo como proceso de producción de conocimiento es:

“el cuestionamiento y explicación de la realidad “con el fin último de responder a la contemporaneidad y legitimarse tanto en el campo del hacer como en el del conocer. También hay que remarcar que más allá de que la práctica sea el núcleo fundante de la profesión, tendrá valor para el conocimiento siempre y cuando implique cuestionamiento y transformación de discursos o prácticas discursivas, echando por tierra viejos dogmas que impiden avanzar en la conformación de un trabajo social colectivo” 9.
______________________
9. Casá, E. La investigación en Trabajo Social Breve análisis histórico desde su origen hasta nuestros días. Catedra Paralela. 2013.

Retomando las perspectivas planteadas, se puede concluir que es fundamental la articulación de la formación investigativa a la práctica profesional del Trabajo Social, asumiéndola como un elemento inherente a su quehacer, en el que se construyen habilidades, capacidades y destrezas que le posibilitan a los estudiantes cultivar una actitud de duda, análisis, e interés constaste por la transformación de la realidad, incentivando a la motivación y al involucramiento de los estudiantes en procesos de confrontación, apropiación e intervención de la cuestión social. También es necesario tener en cuenta que en el acercamiento a ejercicios práctico- investigativos surgen posibilidades y limitantes, que se deben asumir como espacios de desafío profesional para responder a la perspectiva de un Trabajo Social Contemporáneo, en coherencia con la situaciones propias de cada comunidad, sector u organización y que es en esos espacios donde el estudiante o profesional, también intenta generar nuevas concepciones y formas de abordar las necesidades e intereses desde el lugar donde se encuentra, así que su accionar deberá responder a un ejercicio ético- político que le permita asumir una visión crítica y autónoma frente a las situaciones o decisiones que debe afrontar en el desarrollo de su ejercicio profesional.

En este tipo de espacios prácticos, es donde la actitud investigativa retoma esas experiencias prácticas para que sirvan de base para la creación de nuevas apuestas que permitan aportar a la trasformación social desde el Trabajo Social. Partiendo de ello, pensar la intervención desde un Trabajo Social Contemporáneo como lo expone Quesada (1995:10):

“incorpora una nueva postura política-ideológica, cuestiona el principio de la neutralidad del conocimiento, introduce un marco conceptual materialista, indaga nuevos campos de acción profesional, ensaya nuevas formas pedagógicas. Surge una línea de trabajo más social que individualista, se plantea la necesidad de robustecer la investigación social y sobre todo una forma de producir conocimiento a partir de la práctica de intervención” 10.

______________________
10. Queseada, M. Matus, T. Rodríguez, Nelda. Onetto, L. Ponce de León, M. Paiva, D. Perspectivas metodológicas en trabajo social en trabajo social. ALAETS- CELATS. 1995.

Asumiendo la investigación desde perspectivas holistas e interconectadas, se puede aportar a superar la brecha entre lo objetivo de la teoría y lo simbólico de la experiencia, con la visión de darle importancia tanto a lo epistemológico de la profesión, como a lo singular de cada uno de los contextos donde la intervención toma forma y sentido. Aportando a la constitución de un Trabajo Social Contemporáneo humano, crítico y propositivo en el que el ejercicio investigativo sirva de puente para conectar lo reflexivo del análisis teórico, con las diferentes apuestas y propuestas que surgen de procesos de acción profesional, en donde la apropiación de nuevas perspectivas teórico- metodológicas empiezan a tomar cada vez más fuerza y hacerse más visibles en espacios de discusión y apuestas desde la academia. Por esto es importante que desde la postura como estudiantes, docentes investigadores, coordinadores de programa y demás actores del área académica, se asuma el reto de continuar cada vez con el paso más firme, en el camino hacia el reconocimiento de la práctica investigativa como parte fundante de conocimiento y de un elemento significativo en la construcción de proyectos de carácter social, que a la vez este enlazada con la situación actual del país.

Por esto es clave pensar la investigación como un elemento que permita la interconexión con otras profesiones y disciplinas también llamadas a este tipo de reflexiones, pero aún más como una herramienta fundamental para generar apuestas hacia una trasformación ligada a trascender de la mirada que naturalmente se tiene de la profesión y por medio de las acciones formadas a partir de allí, poder establecer el ejercicio investigativo como una forma de intervención desde el plano social. Con el cimiento de la investigación como forma de intervención se puede abrir horizontes de reconocimiento de las prácticas, proyectos y apuestas investigativas que han avanzado en lograr un acercamiento real y positivo en las comunidades, además de plasmar la intención de aportarle a la necesidad de crear nuevas formar de articular la acción investigación- intervención. Para ello es importante analizar y visibilizar este tipo de apuestas de carácter crítico- reflexivo, con el fin de retomar sus aportes y enlazarlos con otros ligados a continuar el camino hacia una práctica transformadora desde la profesión.

Algunas conclusiones conceptuales para relacionar a la reflexión:

q

Bibliografía

Álvarez, A, (2009). Re-pensar la Sistematización y la Investigación Evaluativa en la Intervención del Trabajo Social, como Pilares para la Producción de Conocimiento. Palobra (10).
Recuperado de file:///D:/Downloads/Dialnet-RepensarLaSistematizacionYLaInvestigacionEvalutati-3156311.pdf

Camelo, A. Cifuentes, R. (2009). Aportes para la fundamentación de la intervención profesional en trabajo social. Tendencia y retos. 2006. (11).

Cifuentes, M.R (2009). Consolidación disciplinar de trabajo social en las ciencias sociales: Desafío y horizonte en la formación profesional en Colombia. Eleuthera.(3). Recuperado de http://eleuthera.ucaldas.edu.co/downloads/Eleuthera3_2.pdf

Cifuentes, R. Camelo, A. (2006). Aportes para la fundamentación de la intervención profesional en Trabajo Social. Tendencia & Retos (11). Recuperado de file:///D:/Downloads/1596-3112-1-SM.pdf

Casá, E, (2013). La investigación en Trabajo Social Breve análisis histórico desde su origen hasta nuestros días. Catedra Paralela (9). Recuperado de
http://www.catedraparalela.com.ar/images/rev_articulos/arti00122f001t1.pdf

Falla, U (2009. Reflexiones sobre la investigación social y el Trabajo Social. Tabula Rasa (10). Recuperado de http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S1794-24892009000100011&script=sci_arttext

Malagón B. E. Leal G. (2006). Historia del trabajo social en Colombia: De la doctrina social de la Iglesia al pensamiento complejo. En: Cuatro Décadas de Compromiso Académico en la Construcción de Nación, Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.

Netto, J., Vera, M., De Paula, J., Pinho, A., Barreiros, A., & Quiroga, A. (1992).La investigación en trabajo social. CELATS-ALAETS.
Recuperado de http://www.ts.ucr.ac.cr/binarios/libros/libros-000008.pdf

Negri, P. (2008). Trabajo Social y Educación Popular: la recuperación de las propuestas de Paulo Freire para la formación académica, la producción de conocimiento crítico y la intervención profesional. Periódico de Trabajo Social y Ciencias Sociales. (51). Recuperado de http://www.margen.org/suscri/margen51/negri.html
Parola, R. (2009). Pensando el Trabajo social desde una aproximación al pensamiento crítico: la impugnación del pensamiento único y totalitario. Boletín electrónico Sura. (150)
Recuperado de http://www.ts.ucr.ac.cr/binarios/sura/sura-0150.pdf

Queseada, M. Matus, T. Rodríguez, Nelda. Onetto, L. Ponce de León, M. Paiva, D. (1995). Perspectivas metodológicas en trabajo social en trabajo social. ALAETS- CELATS. Recuperado de https://www.academia.edu/1876704/Perspectivas_metodol%C3%B3gicas_en_Trabajo_Social
Rojas S. Raúl. (1999). Estado del Debate en Metodología de la Investigación Corrientes Metodológicas Delimitación de los Objetos de Estudio.

2735total visits.