vc

Dónde La Unanimidad Ejerce Soberanía: Una Identificación En Conflicto

Catalina de Jesús Espínola Maturana

Yo espero que la igualdad dentro de la Educación no sea desde una mirada totalizante. Entiendo que la mayoría debe de tener el derecho indispensable a la educación desde una mirada positiva y unánime. Desde este punto, la filosofía debe de garantizar la libertad y la confianza para el desenvolvimiento del otro bajo la lupa del entendimiento y asignación de voluntad.
Integro la misión e idea de Kant desde una perspectiva inicial; entendiendo a la sociedad como Comunidad con una Historia en condición de infinito. El presente histórico como se señala, debe de ser un traspaso de seguridad moral, no un indicio de intento sino una Ciencia garantizadora y portadora de Leyes naturales y es en este fin que la Filosofía se sitúa como vehículo de experiencia y conocimiento para una Etica histórica.
Ahora, como experiencia y portadora de una Crítica más reflexiva que confusiva, quiero hacer de una vez mención al acontecer humano como incluídora al devenir, siendo ésta su intención primordial. Pienso que una mirada a distancia puede ver lo grande, pero no preveer las acciones, y es en esta base de juicio sintético que hago una valoración a la existencia de consideraciones personales que me permiten cursar este sentir en vistas de la Educación chilena y personal. “En Kant lo humano se pone empíricamente en relación con su fin histórico, y por lo tanto la posibilidad de pensar la historia se juega en poder pensar lo empírico como tal; esto es, la fuerza histórica; la fuerza que hace la historia (la fuerza de lo inanticipable)”[i]. Es por esto la bella sentencia de la necesidad del hombre de fundar mundo como una forma de habitar con inteligencia, el hombre ha de fundarse como hacedor de mundo como interpreta Rojas Contreras a base de la obra Kantiana, y ahí la belleza del signo humano como intento de política en busca de un sentido que lo cohabite, he ahí la política y las ganas de respetar la Historia como artífice de su propia Humanidad.
En otro aspecto social, Locke es enfático en decir “lo que inicia y realmente constituye una sociedad política cualquiera, no es otra cosa que el consentimiento de un número cualquier de hombres libres capaces de formar mayoría para unirse e integrarse dentro de semejante sociedad”. Y eso, y sólo eso, es lo que dio o podría dar principio a un gobierno legítimo. Partiendo de este status iuridicum libre apoyado por la condición y relación con semejantes, se orientiza hacia una igualdad de acción y reacción de un libre arbitrio bajo la ley universal de libertad, por lo que se apoya es la fuerza y la unanimidad propia de su tiempo. La manifestación en esta repactación de deberes se materializa en el yo para otro, en el tipo de comunicación con finalidades de categoría general. Y es este Estado lo que Locke denomina Estado Civil. Es en este punto en que confirmo el hecho de no ser obligado, a ser partícipes de una Pedagogía Igualitaria en derechos y deberes libres de un vínculo totalizante que es la individualización. Suponiendo que el aprendizaje en el estado de naturaleza pleno puede crear antagonismos hasta la capacidad de reafirmarse por ella misma, no es dar a la libertad uso fáctum de sus medios para su propia finalidad. El crecimiento aquí es dar crecimiento de trabajo de pensamiento para dar política hacia un concepto de plenitud y robustecimiento de igualdad de oportunidades de educación. El crecimiento no es lineal, sino de profundización sistemática en espera de algo porvenir. Entonces, la representación personal desde una mirada metódica: el lenguaje mismo en conflicto con su proyección personal. ¿Es la proyección una condición totalizante para reformar un conocimiento, para reafirmarla? . ¿Es esta proyección un medio más de nuestros tiempos post materialistas?. – Creo, en este sentido, el proceso enseñanza – aprendizaje como un rendimiento, un rendimiento que permite la integración sin indiferencias. Sin embargo, la pregunta expuesta supone una proyección como proyecto que no admite interrupción en su proceso: “revitalizante”. La solución que me embarga en este proceso es dar cabida a la libertad desde un marco revitalizante y filosófico, una apertura postmodernista que abre diálogo a un problema histórico en la manera de socialización. Entonces, el conocimiento e igualdad en vistas de una edad madura que reconoce la participación preocupada por el rescate del afecto y su sentido en todo sentido de socialización: la protección del ser en relación, el cuidado de sí mismo en virtud, como diría la filosofía en relación.
Ahora me resta el problema actual, la educación en Chile en alto vuelo: mirar el concepto de protección más allá de la integración moral, más allá de la suerte y de los augurios paternalistas y proféticos, así mismo, el consuelo de verse imposibilitado de la verdad: su contradestino como autosuficiencia y autonomía . Creo en la no repetición, en el no cierre, en la integración y en la profundización del materialismo artístico, esto, para no sentir miedo a lo desconocido desde algún método natural apoyado propiamente por la naturaleza y sentirnos partícipes de la creación desde un punto de vista homónimo y cómplices del amor natural gratituido.

[i] Rojas Contreras, Sergio; El problema de la historia en la filosofía crítica de Kant; Ed. Universitaria, 2007, pp.127.

Catalina de Jesús Espínola Maturana
Postítulo en Filosofía y Educación Universidad de Chile
Agosto, 2017.