mily1

Analéctica – Método para cumplir la tarea filosófica de la Ética Liberadora

Diana Milagros Rueda de Aranguren

Definitivamente el enfoque analéctico marca para Enrique Dussel el inicio del auténtico filosofar en América Latina, considerado como un nuevo momento en la historia de la filosofía mundial en la medida en que supera la imitación del pensamiento de la totalidad que incluye a los críticos europeos de la dialéctica, para convertirse en filosofía de los pueblos pobres, en filosofía de la liberación humana.
Precisando un poco más el análisis de Dussel, el Principio-Liberación formula explícitamente el momento deontológico o el deber ético-crítico de la transformación como posibilidad de la reproducción de la vida de la víctima, y como desarrollo factible de la vida humana en general; se trata del deber de intervenir creativamente en el progreso cualitativo de la historia. El principio es y debe ser obligatorio para todo ser humano.
Para visualizarlo de mejor manera el principio podría describirse así: el que opera ético-críticamente debe (está obligado a) liberar a la víctima, como participante de la misma comunidad a la que pertenece las víctimas, por medio de:
a) Una transformación factible de los momentos (de las normas, acciones, microestructuras, instituciones o sistemas de eticidad) que causan la negatividad material (impiden algún aspecto de la reproducción de la vida) o discursivo formal (alguna simetría o exclusión de la participación) de la víctima.
b) La construcción, a través de mediaciones con factibilidad estratégico-instrumental críticas, de nuevas normas, acciones, microestructuras, instituciones o hasta sistemas completos de eticidad donde dichas víctimas puedan vivir, siendo participantes iguales y plenos.

El interés liberador o solidaridad abre el horizonte más allá de la mera fraternidad de esta obligación llevada a cabo por la razón liberadora; razón ético-crítica, práctico-material, discursiva consensual y estratégico-instrumental.
Considero pues que la ética es para el deber, para la felicidad, para el buen vivir, es la que se piensa desde todo sistema liberador que se genere en Latinoamérica, continente que manifiesta a viva voz una insatisfacción general y enorme por la falta de dignidad en que se vive debido a las situaciones que su historia, contexto y desarrollo lo ha llevado, manteniéndolo marginado como periferia y sobrellevando una pobreza que le impide progresar y surgir como naciones dignas y pujantes.
Ratifico que se evidencia un desafío humano que clama y grita en un repensar al Ser desde su dimensión ética, con posibilidad de liberación, desde su realidad como latinoamericano y desde sus filosofías éticas presentes en sus pueblos.
Continúo acotando que se trata de percibir la ética liberadora como una actitud reflexiva y práctica al servicio de la humanización, el buen vivir y la felicidad de los pueblos. Dussel (1974), aflora en su pensamiento que la Ética de la Liberación, no pretende ser una filosofía crítica, que más bien se trata de una ética cotidiana, desde, y a favor de las inmensas mayorías de la humanidad excluidas de la globalización, en la normalidad histórica vigente presente.
De esta manera, la analéctica se presenta en el contexto latinoamericano como un término acuñado por el filósofo y teólogo argentino J.C Scannone (1970), como una opción liberadora frente a la dialéctica de la opresión; es después desarrollado y divulgado por el mismo Dussel (1973), quien refiere que lo analéctico quiere indicar el hecho real humano por el que todo hombre, todo grupo o pueblo se sitúa siempre más allá del horizonte de la totalidad.
Es así como el método analéctico, nos introduce al contexto metafísico del Otro; que definitivamente no es el óntico de las ciencias fácticas ni el ontológico de la dialéctica. Su condición es la exterioridad, por lo tanto, el punto de partida de su discurso metódico (método más que científico y dialéctico positivo), viene siendo precisamente la exterioridad del Otro, siendo su principio el de separación y distinción y no el de identidad.
Es ineludible reflexionar que la orientación analéctica da pie al filosofar auténtico de América Latina, lo que conlleva a un nuevo momento en la historia de la filosofía mundial, en la medida que se supera la imitación del pensamiento de la totalidad (que incluye a los críticos europeos de la dialéctica), para convertirse en filosofía de los pueblos pobres, en filosofía de la liberación humana.
Por lo tanto reafirmo la contribución teórica que desde la filosofía se presta a nuevas alternativas viables de liberación, en especial en referencia a una globalización alternativa.
Se recoge en el Diccionario de Filosofía Latinoamericana la visión Dusseliana de la analéctica:

Dussel (1973), propone el enfoque analéctico como resultado de su intento por continuar y superar la crítica de Martín Heidegger y de Emmanuel Lévinas a la filosofía moderna. Del primero conserva la vía extracientífica del filosofar y del segundo su concepción de la alteridad. A Heidegger lo cuestiona desde la filosofía de la exterioridad de Lévinas y a éste desde la contraposición entre centro y periferia, vista en el plano del pensamiento filosófico mundial.

Es por ello que se entiende el momento analéctico como el punto de partida de la ética metafísica de la alteridad, que se traduce pues, en la aceptación del Otro como Otro, lo cual se entiende a la vez como una opción o elección, en definitiva, como un compromiso moral.
Se sentencia entonces que el momento analéctico es intrínsecamente ético, concluyendo Dussel entonces, que la ética metafísica de la liberación es originariamente analéctica.
Es importante señalar que Scannone (2009), se refiere al valor y vigencia del método analéctico hoy en día tan actual como en los años ’70, considerándolo propicio para pensar filosóficamente las nuevas situaciones y praxis históricas latinoamericanas y para replantear desde su comprensión crítica, un nuevo filosofar histórica y socialmente contextuado, sin perder por ello vigencia analógica universal; de lo cual la autora se aferra, para valorizar la esencia del contenido de este ensayo que escribe, convencida de la trascendencia favorable a la sociedad de la aplicabilidad de una ética liberadora.
Definitivamente una ética liberadora augura cambios y transformaciones sociales en positivo, que sólo se podrá lograr con el compromiso y participación efectiva de todos aquellos que conciban y practiquen vida en el ideal de una sociedad más humanista, contribuyendo con la praxis transformadora del comportamiento y la demostración de una vida en valores.
Cierro considerando, que si el “bien” es fruto de la praxis de liberación, entonces debe superar, lo que llamó Dussel (1998), las cuatro virtudes cardinales: fortaleza inconmovible; temperancia incorruptible y disciplinada; prudencia inteligente de la factibilidad ante fuerzas siempre mayores; y justicia que no negocia contra toda esperanza ante la víctima indefensa.

Una ética insuperable…que invito a profesar y que nos sirve de reflexión para continuar en el estudio e interpretación de la ética liberadora, bajo el enfoque y visión teórica Dusseliana.

Referencias

Dussel, E., (1998). Ética de la Liberación en la Edad de la Globalización y de la Exclusión. Madrid: Editorial Trotta, S.A.
Dussel, E., (1974). Método para una Filosofía de la Liberación. México: Salamanca
Dussel, E. (1973). Filosofía de la Liberación y Método Analéctico en Latinoamérica.
México: Edicol

Dussel, E. (1973). Para una Ética de la Liberación Latinoamericana. Volumen I. Buenos Aires: Siglo XXI.
Diccionario de Filosofía Latinoamericano. Pensamiento y Cultura de Nuestra América. Universidad Nacional Autónoma de México: Biblioteca Virtual Latinoamericana. [http://www.cialc.unam.mx/pensamientoycultura/biblioteca%20virtual/diccionario/analectico.htm]
Scannone, J.C. (2009). La Filosofía de la Liberación: Historia, Características, Vigencia actual (1). Argentina: Facultad de Teología – Universidad Católica

DIANA MILAGROS RUEDA DE ARANGUREN

Doctoranda en Ciencias de la Educación -ULAC- Magister en Educación Integral – Especialista en Gerencia Educativa – Licenciada en Educación – Psicopedagoga – Mención R.M – Investigadora de la Ética Liberadora – Profesora de Psicología y Filosofía – Articulista de Pensamiento Crítico Decolonial – Asesora en Metodología de Tesis de Grado – Miembro Acreditado y Articulista en: www.analectica.org, rpdecolonial.com, otrasvoceseneducacion.org, http://redesib.formacionib.org/, RedDOLAC, reima-ac.org

10115total visits.